Los niños españoles son los que menos van al dentista de los países europeos. Un estudio publicado recientemente afirma que siete de cada diez niños menores de 6 años no ha ido nunca al dentista.

Asimismo, y según el Libro Blanco de la Odontología patrocinado por la empresa de productos de higiene dental Oral B, hay otro dato poco alentador:  la mitad de los españoles no ha acudido al dentista este último año, si bien es verdad que ha sido un año en el que con motivo de la pandemia se han reducido las visitas a los médicos en general, excepto para casos relacionados con COVID. 

Esta disminución de las visitas al dentista ha tenido como consecuencia que las patologías bucales acumuladas hayan aumentado considerablemente. Aún así, de estos dos datos que hemos señalado lo más preocupante es la baja concienciación de los padres en vigilar la salud bucal de los niños. Esto traerá como consecuencia que las principales consultas serán de caries, malposiciones y fracturas dentales.

Las organizaciones tanto nacionales como internacionales, como la Federación Dental Internacional, hacen un llamamiento a la población sobre la necesidad de no retrasar más los tratamientos, principalmente en niños, ya que las malposiciones dentarias serán más complejas de tratar si se retrasa su detección. 

Ante la posible desconfianza de los padres sobre la seguridad de las clínicas dentales, hay que destacar que todos los centros han aumentado sus medidas de protección y desinfección, por lo que son espacios absolutamente higienizados y seguros. 

Por ello, no retrasemos más la revisión dental de nuestros hijos. Una patología no detectada a tiempo puede ser un problema de bastante gravedad meses más tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here